Blog

Documentación necesaria para vender tu casa en una inmobiliaria

Documentación necesaria para vender tu casa en una inmobiliaria

En este post te vamos a explicar la documentación requerida en una inmobiliaria para poner tu casa a la venta con la finalidad de hacértelo más fácil y que puedas agilizar los trámites. Como bien sabrás, algunos de los documentos son de carácter obligatorio e implican tener que solicitarlos a alguna entidad de la Administración Pública.

Estos documentos son de diferentes tipos, desde escrituras a certificados, impuestos, contratos… y son imprescindibles para poder realizar los trámites de la venta de un inmueble. Por lo general, estos son los que debes recopilar para comenzar con las gestiones:

DNIS de todos los propietarios

Una mera demostración de quienes son los titulares de la vivienda.

Hoja de encargo firmada

La hoja de encargo la suele aportar la inmobiliaria en cuestión y esta misma es la encargada de cumplimentarla. La firman ambas partes una vez que el cliente haya dado su aprobación.

La información que contiene la nota de encargo es general, contiene los datos del propietario, los datos del inmueble, honorarios y condiciones, entre ellas las del Derecho de desistimiento y finalización anticipada del encargo.

En resumidas cuentas, en esta nota se recogen todos los detalles relacionados con la venta del inmueble y se refleja formalmente el contrato acordado.

Nota simple actualizada o escrituras

La nota simple la puedes conseguir en el Registro de la Propiedad a la que pertenezca tu inmueble y supone un pequeño coste, entre 6,01€ y 24,04€. Al igual que el DNI, también sirve para identificar a los titulares de la vivienda y, además, también incluye sus datos registrales.

En la nota simple aparecerá la fecha y el notario que realizó la escritura de la propiedad, así como la causa por la que el cliente se hizo propietario y las cargas registrales del inmueble. También muestra el tipo de vivienda que se trata, si es un chalet, un terreno… y sus características, es decir, superficie construida, metros útiles, dirección… Sin olvidar el número identificativo de la propiedad o finca conocido como IDUFIR o Código Registral Único (CRU).

La nota simple es fundamental para comprender el estado de la vivienda y poder determinar la acción que se va a llevar a cabo para que el resultado sea lo más exitoso posible.

Últimos recibos de contribución (IBI)

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un impuesto anual con obligatoriedad de pago para los propietarios de un inmueble. Es necesario entregar este escrito ya que indica los derechos que tienen los titulares sobre la propiedad en cuestión.

La fecha de pago de este impuesto se puede ver modificado según la localidad y uno de los puntos positivos es que el ingreso se puede realizar de forma fraccionada, pero debe presentarse el justificante de pago antes de poner a la venta la vivienda. Es decir, el propietario se va haciendo cargo del IBI hasta el momento en que un cliente decide comprar que, en ese caso, ya se ocuparía este último del pago para el próximo año.

Es importante entregar este documento para demostrar que el vendedor esta al corriente de pago y no va a dejar deudas al futuro posible comprador.

Certificado energético

Como ya explicamos en un artículo anterior a este, el certificado energético es un documento que afirma que la vivienda que se desea vender ha sido revisada previamente por un técnico que ha comprobado su grado de eficiencia energética. Para conseguirlo, únicamente tienes que contactar con un técnico especialista en el sector, concertar una cita y entregarlo en el Registro de Certificados Energéticos para obtener el número y la etiqueta energética. Esta tarea es más cómoda que las demás ya que suele ser el mismo técnico al que le has encargado el servicio el que acuda al Registro.

El certificado tiene una duración máxima de 10 años y se desarrolla en función de las dimensiones de la vivienda, su orientación, su distribución, el estado de las instalaciones de calefacción y agua caliente…

Gracias a este documento, el cliente podrá saber cuál es el nivel de eficiencia y de ahorro energético de la vivienda que quiera comprar, aspecto importante a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de compra.

Certificado de estar al corriente en el pago de la comunidad de propietarios

En el caso de que la vivienda implique gastos de comunidad, es necesario entregar un documento que refleje el estado del pago de la tasa. Debe estar firmado por el presidente o administrador de la comunidad.

El certificado de estar al corriente de pago en los gastos de la comunidad se cumplimenta con los datos del secretario de la junta o del administrador y, además, también se pueden contemplar las normas de dicha comunidad que el propietario ha aceptado previamente.

La diferencia entre el secretario y el administrador es que el secretario se elige en junta general por simple mayoría, mientras que el administrador puede ser o propietario o una persona ajena a la comunidad, para lo cual se le exige una formación mínima requerida. Por tanto, la solicitud de este certificado no supondrá ningún coste siempre y cuando esté firmado por el secretario, pero en el caso de que sea necesario solicitárselo a un administrador, este no tiene la obligación legal de emitir certificaciones de carácter privado por lo que puede cobrar por la gestión. Lo mismo ocurrirá cuando el administrador contrate a un secretario y trabajen de forma conjunta.

Para el posible comprador es importarte conocer este dato puesto que es un gasto que va a tener que asumir una vez adquirida la vivienda.

Últimos recibos de comunidad, luz, agua, gas, vado…

Mediante estos documentos, además de indicar si existen deudas o no, se muestra el punto en el que se encuentran los suministros para poder continuar con la gestión de volver a activarlos, o contratar una nueva empresa de servicios que reúna las características exigidas por el nuevo propietario.

Estos recibos son requeridos para poder realizar el cambio de titular que se consigue contactando directamente con la compañía contratada y no supone coste alguno. Para ello suelen pedir datos que puedes encontrar en los mismos recibos como la potencia de la luz, el Código Unificado del Punto de Suministro (CUPS)… y una cuenta bancaria para cobrar las facturas.

En el caso de cambiar la titularidad del agua la cosa varía un poco ya que, en vez de solicitar los datos contemplados en los recibos entregados por el anterior propietario, se necesita cumplimentar un escrito en el que aparezca la lectura del contador y dirección de suministro. A esta hay que adjuntarle otros documentos mencionados anteriormente como la nota simple y la fotocopia del DNI, que ya deberías tener a mano. Por último, se debe incluir también el número de una cuenta bancaria para que el nuevo suministro puede domiciliar y cobrar los recibos.

Esperamos que esta información te sea útil y te sirve a de ayuda si estás pensando en poner a la venta un inmueble, o quieres hacerlo en un futuro.

Recuerda que para cualquier duda o consulta estamos a tu entera disposición y siempre estaremos encantados de atenderte.

¿Qué te parece este artículo? Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con * Si quieres más información sobre venta o alquiler contacta con nosotros mediante este formulario.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Acepto la política de privacidad